Revista Cambio 21

Thursday, September 15, 2005

Portada del mes de octubre


Miguel Alonso Rivera

La Secretaría de Salud y la Secretaría de Educación Pública están realizando un esfuerzo conjunto para impulsar una cultura de nutrición que permita mejorar el estado de salud y el aprendizaje de los niños sinaloenses en el ciclo escolar 2005-2006.
Por instrucciones del Ejecutivo del Estado y en coordinación con el Sistema DIF Sinaloa, se promoverá una educación para la salud y se emprenderá una campaña permanente para el no consumo de los alimentos chatarra.
El Secretario de Salud, Dr. Ernesto Echeverría Aispuro, precisó que esto tiene como propósito colocar hábitos de alimentación sanos que contribuyan al rendimiento escolar de los alumnos y ataque, de fondo, el problema de la obesidad infantil.
También, adelantó, próximamente se pondrá en operación una Clínica contra la Obesidad que atienda a personas de todas las edades con este padecimiento.
El Dr. Alejandro Romero Zazueta, endocrinólogo y especialista en temas de nutrición, sostiene que la obesidad en los niños está prevaleciendo tanto, que se puede hablar de una epidemia. "Es un fenómeno mundial", subrayó.
La Encuesta Nacional de Nutrición, realizada en 1999 por el Instituto Nacional de Salud Pública, reveló que, en ese entonces, el 20 por ciento de los niños presentaban sobrepeso o eran obesos por exceso de cerales y azúcares en la dieta. El porcentaje ha aumentado.
En México, se estima que actualmente casi el 30 por ciento de los niños en edad escolar son obesos y esos kilos extra los hacen propensos de padecer diabetes, enfermedades del corazón, cáncer y problemas traumatológicos. Sinaloa no es la excepción.
Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), hay más de 2 mil millones de niños y adolescentes en el mundo, y el 35 por ciento de esa población infantil tiene problemas de obesidad.
Se ha comprobado que el ochenta por ciento de los niños y jóvenes con obesidad serán adultos obesos por eso es necesario el fomento al consumo de alimentos nutritivos, así como, campañas de sustitución de los alimentos nocivos.
La Secretaría de Salud ha trabajado intensamente en la instalación de más "Escuelas Saludables" y ahora, conjuntamente con la Secretaría de Educación, ya comenzaron a introducir alimentos nutritivos en las tiendas escolares.
El secretario de Educación Pública y Cultura, Lic. Francisco Javier Luna Beltrán, adelantó que es un esfuerzo que involucra a alumnos, padres de familia y maestros. Personal de salud y de educación en general.

COMPARTIENDO EL REFRIGERADOR

El Dr. Alejandro Romero Zazueta aclaró que la causa de la obesidad es mutifactorial pero su más importante origen se encuentra en la mala alimentación. "Si un niño es obeso y su papá es obeso no es porque compartan los genes sino el refrigerador". Agregó que al seleccionar lo que comemos estamos influidos por la historia, la cultura y los hábitos que parten de la educación doméstica.
Para los niños es difícil resistirse a la tentación de lo que conocemos como "chucherías" (antojitos dulces, frituras y refrescos). También está la fascinación por la comida rápida (tortas, tacos, pizzas y hamburguesas).
El Dr. Alejandro Romero Zazueta aclara que consumir antojitos o comida rápida no tendría muchas desventajas si fuera de manera esporádica y no en exceso, lo malo es que muchos niños y adultos convierten la comida chatarra en la base de su alimentación.
Esos "alimentos", explicó, aportan al organismo un número elevado de calorías innecesarias que puede generar problemas de obesidad.
Treinta por ciento de los niños en edad escolar tienen problemas de obesidad derivada fundamentalmente de una mala alimentación y la ausencia de actividad física
Por ejemplo, el consumo de refrescos se ha incrementado en los últimos tiempos ocupando un lugar importante en la alimentación del niño. México es el primer lugar per cápita de consumo de refrescos en el mundo.
El refresco puede provocar obesidad infantil porque los refrescos contienen grandes cantidades de azúcares. Estos azúcares llegan rápidamente a la sangre provocando un aumento de insulina que permite que estos azúcares pasen a los tejidos y se conviertan en grasas.
La obesidad infantil, explicó, es un grave problema de salud pública derivada de una mala alimentación y una vida sedentaria en la que inciden las costumbres y la ignorancia de una cultura de la nutrición.
Las Secretaría de Salud y de Educación Pública coinciden en que es importante la disposición de los padres de familia, que cuiden lo que comen sus hijos, eviten que pasen mucho tiempo frente al televisor o la computadora, y los pongan a hacer alguna actividad física.
Muchas veces los padres, por prisa o comodidad le dan a sus hijos alimentos chatarra en lugar de brindarles productos nutritivos.
El Dr. Alejandro Romero sostiene que la comida resulta una fuente de gratificación y placer que, combinada con la buena nutrición, es un componente vital para la salud y la calidad de vida. Una alimentación saludable influye en el crecimiento, desarrollo y rendimiento escolar, y facilita el trabajo.
Destacó que alimentarse saludablemente no es comer de todo en abundancia, ni hacer dietas, ni privarse de algunos alimentos. Es tratar de elegir alimentos nutritivos y también controlar el consumo de los que tienen muchas grasas, azúcar y sal, y, por supuesto, hacer ejercicio. "En este sentido -dijo- pienso que la materia de Educación Física no está siendo bien aprovechada".
Por lo pronto, la semilla de la cultura de la nutrición está siendo plantada en Sinaloa, el fruto vendrá después.

LA VIDA MODERNA

En el último tramo del siglo XX, el desarrollo tecnológico marcó el sello de los años por venir. A las lavadoras, licuadoras, batidoras, estufas, refrigerador, radio, televisión con o sin cable y luz eléctrica se agregaron los hornos de microondas, reproductores de DVD, videocaseteras, teléfonos celulares, computadoras solas o con conexión a internet, correo electrónico, juegos digitales y MSN. Todos esos elementos cambiaron las costumbres del ser humano. Le hicieron su existencia más cómoda. Lo más extraordinario es que todos estos elementos son inventos recientes (por ejemplo, el DVD surgió en 1995) y hoy, la mayoría de los seres humanos no pueden concebir su vida sin estos aparatos que la automatizan cada día más. Su ritual cotidiano es utilizar diariamente esos inventos. El ser humano ha vuelto su estilo de vida más sedentario. Niños, jóvenes y adultos pasan horas hipnotizados por un monitor mientras comen galletas y refrescos. Poco o nada de ejercicio se realiza y a esto se suma la mala alimentación.

Monday, May 02, 2005

Quienes somos